ATG 1671

ATG Capítulo 1671: La Sexta Etapa

En el Buque de Guerra del Cielo del Alma, Chi Wuyao y Qianye Ying’er estaban paradas en un sitio con sombra debajo de una formación profunda y mirándose una a la otra.

La formación profunda del núcleo de Ciudad Real de la Luna Ardiente se estaba reformando a una velocidad extraordinaria, pero el núcleo que lo alimentó había cambiado del poder de la Luna Ardiente al poder y alma de las Brujas.

En caso de que el Reino Yama decidiera hacer un movimiento mientras las defensas de Ciudad Real de la Luna Ardiente se habían ido, Chi Wuyao también usó la Médula Divina Indomable que obtuvo del Emperador Dios del Cielo Eterno para restaurar la formación profunda del núcleo lo más rápido posible.

Los tesoros acumulados no utilizados eran, en última instancia, basura.

“¿Hay algo que quieras decirle a esta reina?” Chi Wuyao miró a Qianye Ying’er con una media sonrisa en su rostro. Estaba empezando a notar un ligero cambio en ella, aunque todavía no podía decir exactamente qué.

“¿Por qué no lo detuviste?” Qianye Ying’er preguntó con rigidez y contundencia.

“¿Detenerlo?” Chi Wuyao curvó sus labios. “¿De verdad crees que esta reina podría haberlo detenido?”

“Por supuesto que podrías. ¿Por qué no podrías detenerlo? ” Qianye Ying’er miró a Chi Wuyao con atención, como si no quisiera nada más que atravesar la impenetrable niebla negra que cubría su rostro y mirar dentro de su alma.

Qianye Ying’er podría no haber notado a Yun Che, dejando el arca profunda de oscuridad y regresando al Reino de la Luna Ardiente porque estaba angustiada en ese momento, pero no había forma de que su partida pudiera escapar de Chi Wuyao.

No solo no trató de detenerlo, sino que incluso fingió no darse cuenta de su partida.

Y no mucho después de eso, el Buque de Guerra del Cielo del Alma apareció y se encontró con el arca profunda de oscuridad… claramente, Chi Wuyao había enviado un mensaje al Reino del Robo del Alma y convocó al buque de guerra mucho antes de que Yun Che decidiera regresar al Reino de la Luna Ardiente.

Chi Wuyao respondió sin apartar la mirada de los ojos de Qianye Ying’er: “Esta reina te lo dijo antes, ¿no…? Ella lo conoce bien, eso es todo “.

“Je”. Qianye Ying’er dejó escapar una risita baja. “Nadie tiene derecho a decir eso frente a mí”.

“Lo tengo.” Pero Chi Wuyao respondió de inmediato y sin ninguna duda.

“…” Qianye Ying’er frunció el ceño profundamente ante su respuesta. El peso detrás de su mirada se hizo más y más pesado.

“De hecho, no quería detenerlo. Incluso podrías decir que esperaba que él actuara así.”

“¿Estabas … esperando que él actuara así?” Qianye Ying’er frunció el ceño profundamente. “¡¿Te ​​contó sobre su carta de triunfo antes ?!”

Yun Che una vez le dijo que tenía una carta de triunfo que podía matar a cualquiera, y que se la iba a dar al Monarca Dragón durante la “hora final”. Sin embargo, no había explicado exactamente cómo funcionaba esta carta de triunfo en ese momento, mucho menos el hecho de que podía comandar el poder de origen del Dios de la Estrella, un poder que debería pertenecer solo al Reino del Dios de la Estrella.

“Por supuesto que no. ¿Por qué le contarías a alguien tu carta de triunfo?” Chi Wuyao dijo con indiferencia. “Lo que quiero decir es que quería que se sintiera triste, enojado e impulsivo por ti y ese niño que no pudo nacer en este mundo …”

Qianye Ying’er: “…?”

“Quería que actuara de esa manera porque demuestra que su corazón no ha” muerto “por completo. Y quién sabe … tal vez nunca volverá a “morir” ahora que ha sido resucitado “.

Qianye Ying’er se estremeció un poco y comenzó a ver a Chi Wuyao bajo una nueva luz.

Al parecer, sin darse cuenta del cambio en los ojos de Qianye Ying’er, Chi Wuyao continuó. “La razón por la que esta reina convocó al buque de guerra del Cielo del Alma, incluso antes de que regresara al Reino de la Luna Ardiente, es para que tenga mi protección, sin importar cuán grave sea la situación”.

“Sin embargo, esta reina no esperaba una sorpresa tan agradable”.

“Han pasado casi un millón de años desde que hubo algo que podría afectar el status quo del Reino de la Luna Ardiente, ¡y ahora está listo para tomar todo gracias a él!” Una sonrisa seductora se extendió por los labios de Chi Wuyao. “¡Este logro solo lo hace mejor que nadie en toda la historia del Reino de Dios! ¿Quién en el mundo podría comenzar a compararse con él?”

Miró a Qianye Ying’er y sonrió aún más. “Su furia recuperó el poder de los Dioses Verdaderos y derrocó a todo un reino rey, y la persona que causó todo esto fuiste tú, Yun Qianying. En mi opinión como mujer, este es un logro mucho más envidiable que ser conocida por todo el mundo como la Diosa Monarca Brahma “.

“¿Para mi? ¡Hmph! “Qianye Ying’er resopló, pero desvió la mirada inconscientemente después de escuchar los elogios de Chi Wuyao. “Siempre había albergado un profundo arrepentimiento hacia su propia hija, y resultó que este incidente había traído ese arrepentimiento a la superficie. ¡No tiene nada que ver conmigo!”

“¿Oh? ¿Es eso así?” Chi Wuyao entrecerró los ojos antes de sonreír. “La razón por la que esta reina visitó el Reino de la Luna Ardiente primero fue para eliminar cualquier posibilidad de interferencia de ellos cuando tratamos con el Reino Yama, pero ella nunca pensó que una bendición aterrizaría en su regazo. Para ser honesta, esta reina todavía siente que está soñando “.

(en unas partes se refiere a si misma como ella)

“Si perdió su voluntad de morir después de esto, entonces sería aún mejor”.

“…” Las pupilas doradas de Qianye Ying’er se volvieron borrosas y desenfocadas.

Volveremos a tener uno en el futuro …

El futuro…

Chi Wuyao miró hacia otro lado cuando vio que la esquina de los labios de Qianye Ying’er se elevaban inconscientemente. Luego preguntó en voz baja: “Todavía hay muchas cosas esperando a que esta reina se encargue en el Reino de la Luna Ardiente. ¿Ya terminaste?”

“No, no he terminado”. La mirada de Qianye Ying’er se volvió repentinamente aguda y fría. “De hecho, ¡no debes perderte ni una sola palabra de lo que digo a partir de ahora!”

“¿Oh?” Aparentemente su curiosidad despertó, Chi Wuyao se giró parcialmente hacia Qianye Ying’er.

Qianye Ying’er caminó lentamente hacia Chi Wuyao hasta que estuvieron a medio metro de distancia la una de la otra. “De vuelta en el Reino del Cielo Imperial, cuando tú y yo nos conocimos por primera vez, te dije que compartimos los mismos enemigos a pesar de tener objetivos diferentes”.

“Tu objetivo es atravesar la prisión que las tres regiones divinas han impuesto a la Región Divina del Norte y convertirte en una potencia que se mantiene igual, si no es que por encima de todas. ¡Nuestro objetivo era vengarnos de todos aquellos que nos han hecho daño y mojar el suelo con la sangre de los que odiamos! Así fue como llegamos a un entendimiento común: nos ayudarás a vengarnos de nuestros enemigos, te ayudaremos a convertirte en la reina de todo, y los dos mataremos a nuestros enemigos comunes para lograr dichos fines “.

“Si, eh. ¿Y qué hay de ahora?” Chi Wuyao preguntó. Qianye Ying’er no pudo descifrar la emoción detrás de la mirada de la Reina Diablo, pero no pudo sentir ninguna curiosidad de ella. Parecía que ella ya sabía lo que estaba a punto de decir.

“Ahora …” Qianye Ying’er sonrió con indiferencia. “Después de exigir nuestra venganza y aplanar las tres regiones divinas, quiero …”

¡Convertirlo en el rey!

Su tono y la crueldad que encarnaba a su antiguo yo dejaban en claro que no aceptaría un no como respuesta.

“¿Oh?” Chi Wuyao parpadeó, pero no parecía sorprendida ni enojada por la declaración de Qianye Ying’er. Una pequeña sonrisa pareció cruzar sus labios cuando dijo: “Eres consciente de que esto es un conflicto de intereses, ¿verdad? Uno enorme. ¿No te preocupa que esto cause una grieta en nuestra cooperación?”

“Hmph. Alguien de tu intelecto lo habría notado eventualmente, por lo que la grieta solo sería más grande si intentara ocultarlo. También podría poner todas las cartas sobre la mesa ahora mismo “. Qianye Ying ‘er entrecerró los ojos. “Además … ¿de verdad crees que hay alguien más que está mejor preparado que él para convertirse en rey después de hoy?”

“Aiyah, es una de esas malas preguntas que solo tiene una respuesta”. Chi Wuyao sonrió sin pestañear a pesar de enfrentar la aguda mirada de Qianye Ying’er. De repente, dio un paso adelante hasta que sus labios estuvieron a milímetros de tocar el uno al otro. Una voz seductora entró en los oídos de Qianye Ying’er.

“Esta reina solo tiene una pregunta. Si él es el rey … ¿quién es la reina? “

“…” Qianye Ying’er retrocedió con el ceño fruncido antes de responder con frialdad: “Tú”.

“Muy bien.” Chi Wuyao sonrió después de obtener la respuesta que quería escuchar. Se dio la vuelta y comenzó a alejarse.

“¡Espera!”

Pero Qianye Ying’er la detuvo nuevamente antes de preguntar en voz baja.

“Chi Wuyao, ¿quién … eres tú?”

Chi Wuyao presionó sus labios ligeramente, pero no se dio la vuelta para mirar a Qianye Ying’er. Ella dijo: “Estoy segura de que entenderás por qué no voy a lastimarlo cuanto más explores la razón detrás de tu propio cambio de comportamiento y sentimientos. También es la verdadera razón por la que me confesaste sobre nuestro conflicto de intereses, y por qué estás dispuesta a dejarme ser la “reina”, ¿estoy en lo cierto? “

“¿No es suficiente para ti?”

Qianye Ying’er se sorprendió, pero sus cejas se hundieron aún más. “¿¡Quién eres tú!?”

“Si debe tener una respuesta …” Chi Wuyao sonrió. “Entonces sé que soy alguien que lo conoce … y tal vez lo ama aún más que tú”.

Qianye Ying’er: “!!!”

“Sin embargo … eres mucho más afortunada que yo”.

Su línea final era tranquila, melancólica … y triste por alguna razón.

Chi Wuyao se fue. Qianye Ying’er se quedó donde estaba durante mucho, mucho tiempo.

En este momento, nadie sabía aún que el destino del reino de dios había sido sellado por la conversación entre estas dos mujeres.

La muerte del Emperador Dios de la Luna Ardiente, la aparición del Buque de Guerra del Cielo del Alma en la Ciudad Real de la Luna Ardiente, el artefacto del origen de diablo del Reino de la Luna Ardiente que cae en las manos del Reino del Robo del Alma, la rendición de cada Devorador de la Luna en el Reino del Robo del Alma… Las noticias llegaron a través de la Región Divina del Norte como un huracán y sacudieron el mundo como nunca antes.

Los rumores de que Yun Che poseía el poder del Emperador Diablo del Azote Celestial, que había matado al Emperador Dios de la Luna Ardiente de un solo golpe, y que estaba a punto de convertirse en el emperador del Reino del Robo del Alma, también se extendieron como un incendio forestal.

Nunca había habido una tormenta tan épica en la historia de la Región Divina del Norte.

Fue un millón de veces más impresionante que la muerte del Emperador Dios del Cielo Claro hace decenas de miles de años.

Obviamente, las noticias también habían llegado al Reino Yama … sin embargo, hasta ahora no habían mostrado ninguna reacción.

Reino del Robo del Alma, región sagrada de robo del Alma.

Habían pasado tres días desde que regresaron del Reino de la Luna Ardiente. Aunque Yun Che se había recuperado completamente de sus heridas, todavía estaba dormido por alguna razón.

Incluso Qianye Ying’er estaba empezando a sentirse ansiosa.

Hace tres días, Yun Che había convocado un poder que no pertenecía al mundo actual; un poder que desafió el orden de la naturaleza misma. ¿Podría la desventaja de invocar este poder ser mucho peor de lo que ella había imaginado?

Qianye Ying’er puso un dedo en el cuello de Yun Che por sexagésima vez ese día. Estaba comprobando si había alguna lesión interna o anomalía en su aura.

Estaba a punto de convocar su energía profunda cuando la luz dorada repentinamente estalló en el cuerpo de Yun Che.

Qianye Ying’er frunció el ceño. Al momento siguiente, miró el cuero cabelludo de Yun Che.

Una pagoda dorada giratoria se había manifestado a la vista sobre su cabeza. Un tiempo después, un leve brillo de luz dorada envolvió lentamente todo el cuerpo de Yun Che.

“Una pagoda dorada …” Qianye Ying’er susurró para sí misma antes de recordar algo. Un brillo brusco apareció en sus pupilas doradas como resultado.

Había visto la misma luz dorada en otra persona.

Lobo celestial Xisu!

Según los recuerdos que dejó el Dios de la ira, la sexta etapa fue la más lejana que un humano que cultivó el Gran Camino del Buda pudo alcanzar. ¡Se decía que era lo más cerca que un humano llegaría a convertirse en dios!

La razón por la cual el Lobo Celestial Xisu fue increíblemente poderoso fue porque cultivó el Gran Camino del Buda. Su cuerpo era tan duro que podía resistir incluso una formación defensiva profunda que Qianye Ying’er no pudo.

Xisu era un Maestro Divino de nivel nueve. Apenas pudo cumplir la sexta etapa del Gran Camino del Buda.

Yun Che era solo un Soberano Divino de nivel siete … ¡pero su Gran Camino del Buda ya estaba en la misma etapa que el de Xisu!

En cuanto a todo lo demás más allá de la sexta etapa … se decía que no podían ser alcanzados por ningún mortal. Solo un dios podría entrar en ese dominio prohibido.

Bookmark(0)
ATG Capítulo 1670: Una Voz Diabólica Que Roba el Alma
ATG Capítulo 1672