ATG Capítulo 1224 – Aniquilación Carmesí

ATG Capítulo 1224 – Aniquilación Carmesí

Disfruten y compartan 🙂
Siganos en facebook https://www.facebook.com/ATG-Against-the-gods-espa%C3%B1ol-1766848850293014/

————–

Luo Changsheng de repente levantó la vista cuando escuchó las palabras de Yun Che. Un brillo raro y salvaje pasó por sus ojos.

Nadie nunca se había atrevido, o calificado, a ridiculizar a Luo Changsheng, pero cuando miró a Yun Che como un juez que controlaba todo como Yun Che, se desencadenó inadvertidamente. Yun Che sabía que Luo Changsheng era arrogante y desdeñoso hacia todos, pero eso no significaba que alguien como él se lo tragara tan leve sin represalias.


Por eso no dudó en golpear a Luo Changsheng después de pillarlo con la guardia baja.


El inesperado giro en lo que debería haber sido una victoria aplastante atrapó a todos desprevenidos, y la luz de las llamas carmesí que rodeaban el cuerpo de Yun Che picaba sus ojos abiertos, especialmente aquellos que eran del Reino Dios de la Llama. Huo Rulie y Yan Juehai giraron sus cuellos rígidamente y se miraron el uno al otro. Estuvieron completamente aturdidos y sin palabras durante mucho tiempo.


Antes de esto, Yun Che había sido completamente reprimido por Luo Changsheng a pesar de liberar al máximo las llamas doradas del cuervo y golpear con la Espada del Azote Celestial. Olvídate de lastimar a Luo Changsheng, ni siquiera podía acercarse a su oponente.


Sin embargo, esta extraña llama carmesí había extinguido fácilmente el poder de Luo Changsheng y había penetrado en sus defensas. Sin embargo, la  fuerza 
profunda de Yun Che seguía siendo la misma que antes.






Tanto la llama de Fénix como la llama del Cuervo Dorado se sentaron en el nivel más alto de las llamas divinas. ¡Sin embargo, esta llama carmesí era mucho más fuerte que la llama del  Cuervo Dorado a pesar de ser alimentada por el mismo nivel de energía profunda!

¿Significaba esto que la llama carmesí … se sentó a un nivel más alto que incluso la llama del Cuervo Dorado y la llama de Fénix?


¡Imposible! ¡Eso es absolutamente imposible!


Tanto Huo Rulie como Yan Juehai gritaron en sus cabezas. Fue porque la llama del Pájaro Bermellón, la llama del Fénix y la llama del Cuervo Dorado fueron las tres máximas llamas divinas de la Era de los Dioses. Ya eran las más fuertes cuando los  dioses 
verdaderos todavía vagaban por los mundos, ¿entonces cómo un simple humano podría encender una llama que incluso los sobrepasara?

Pero si ese fuera el caso, ¿qué demonios estaba pasando aquí? ¿Alguien podría por favor iluminarlos ya?


Las palabras “confusión completa” ni siquiera podrían comenzar a describir sus sentimientos en este momento.


Aunque el dolor aún era evidente en la cara de Luo Changsheng, ya había bajado su brazo lentamente mientras su campo de fuerza defensivo se reparaba solo. Mientras miraba a Yun Che, habló en voz muy baja: “Muy bien, sería aburrido si perdieras tan fácilmente como esperaba … ¡Pero eres ingenuo si crees que puedes vencerme solo con esto!” 







Yun Che no se molestó en perder el aliento con Luo Changsheng. Un haz ardiente de aproximadamente varios cientos de metros de largo envolvió la Espada del Azote Celestial, y lo que debería haber sido la Aniquilación Dorada se convirtió en “Aniquilación Carmesí” cuando se lanzó sin piedad hacia Luo Changsheng.

Como un hombre que era tan poderoso que se sentía solitario, pero tan orgulloso que no podía soportar ninguna debilidad dentro de sí mismo, el retiro era un concepto que creía que estaba debajo de él. Antes de que se convocaran las llamas carmesí, Luo Changsheng había elegido bloquear los ataques de Yun Che, o incluso cancelarlos sin prisa con un solo brazo.


Pero cuando la Aniquilación Carmesí se precipitó sobre él, sus rasgos faciales se tensaron cuando su cuerpo reaccionó antes de su mente. Se lanzó a cien metros del poder tormentoso en el instante en que apareció.


Aquellos que no habían sido quemados por la llama carmesí nunca entenderían el tipo de dolor en el que estaba antes.


Era un dolor que podía convertir incluso a la persona más orgullosa y firme en un ave, sobresaltada por el simple sonido de un arco.


En la distancia, Luo Changsheng se puso rígido por un instante. Casi no podía creer que su primera reacción hacia el ataque de Yun Che era huir.






Era una elección de acción normal, si no del todo lógica, si hubiera sido cualquier otro cultivador, pero … era Luo Changsheng. ¿Cómo pudo huir, con miedo, cuando su oponente era solo un compañero cuya  energía profunda, trasfondo y reputación estaban por debajo de él en todos los sentidos?

Yun Che aprovechó el lapso temporal de atención de Luo Changsheng para acercarse y extender la cuchilla carmesí a 250 metros de largo. Luego, lo giró horizontalmente hacia Luo Changsheng. Un rastro carmesí, grueso y aparentemente permanente, parecía seguir dondequiera que iba la cuchilla, y parecía lo suficientemente potente como para cortar incluso el vacío.


La experiencia anterior había dejado un trauma en Luo Changsheng. Su cuerpo se estremeció instintivamente, y cada cabello de su cuerpo estaba parado en su extremo. ¡Pero no había forma de que huyera por segunda vez después de esto! Gruñendo, Luo Changsheng hizo estallar la luz 
profunda que lo rodeaba en un dominio de viento turbulento, cruzó la Espada del Rayo Santo y el Hacha de Batalla del Viento Divino ante él, y cargó contra la espada carmesí.

Si Yun Che no estaba usando la llama carmesí, el poder del viento habría disminuido en gran medida por el dominio del viento y se habría vuelto completamente inofensivo para Luo Changsheng. Pero la espada carmesí no solo cortó el dominio del viento, sino que pudo hacer que una montaña de diez mil metros de altura se convirtiera en polvo, pero lo hizo con tanta facilidad que casi no hubo resistencia.


Tanto la espada como el hacha de batalla brillaron con una luz amarilla. Era obvio que Luo Changsheng estaba en modo de defensa total.


Hubo un fuerte estallido, y tanto la llama carmesí como la tormenta explotaron al mismo tiempo. La cuchilla carmesí fue golpeada lejos, muy lejos, pero no se había roto en el impacto. Yun Che inmediatamente lanzó otro barrido horizontal hacia Luo Changsheng.







¡Boom!

¡Boom!


¡Boom!




Boom boom boom boom boom boom boom …


La expresión de Yun Che fue despiadada, y su mirada demoníaca. Estaba reprimiendo a Luo Changsheng, y notó que las llamas carmesí habían dejado una impresión persistente en la mente de su oponente. No había forma de que le diera al enemigo alguna oportunidad de respirar.


Yun Che vertió toda la energía profunda que tenía para mantener la Aniquilación Carmesí mientras golpeaba una y otra vez a Luo Changsheng como una tormenta. Cada vez que se enfrentaba directamente a Luo Changsheng, aparecía una mini explosión roja y se mantenía un tiempo indefinido, lo que obligaba a su oponente a esquivar lejos, muy lejos, en la distancia. Por un tiempo, Luo Changsheng no pudo encontrar ninguna oportunidad para montar un contraataque.


Yun Che había atacado a Luo Changsheng docenas de veces en solo unas cuantas respiraciones. Al final, Luo Changsheng dejó escapar un rugido furioso y causó un fuerte estallido que ensordeció los oídos. La cuchilla carmesí finalmente se rompió en una lluvia de chispas.


Yun Che se sacudió violentamente cuando fue arrojado hacia atrás.







En este punto, el suave comportamiento de Luo Changsheng había desaparecido por completo. El joven rara vez se enojaba, pero ahora sentía que su corazón podía explotar de pura furia. Ahora que esa temible cuchilla carmesí finalmente se rompió, Luo Changsheng dejó escapar un gruñido bajo y estaba a punto de tomar represalias ferozmente contra Yun Che cuando una reverberación antinatural cruzó de repente sus brazos.

Lo que sacudió no fue su cuerpo, sino la Espada del Rayo Santo y el Hacha de Batalla del Viento divino.


Luo Changsheng, inconscientemente, levantó las armas para una inspección, y sus pupilas se encogieron bruscamente como si le hubiera pinchado una aguja.


La cuchilla de la Espada del rayo Santo se astilló en al menos una docena de lugares. El pedazo más grande de todos ellos tenía al menos medio dedo de ancho. Se podía ver una débil luz carmesí nadando alrededor de los trozos mientras los truenos almacenados dentro de la Espada del Rayo Santo se filtraban visiblemente de los huecos, acompañados por un timbre desesperadamente doloroso y espantoso.


El Hacha de Batalla del Viento divino también fue abollada en una docena de lugares diferentes. La marca más larga en la cuchilla tenía al menos media pulgada de profundidad. Como resultado, el hacha de batalla se veía visiblemente arrugada, y estaba perdiendo el poder de la tormenta y sonando tristemente también.


“¿Cómo … es esto … posible …?” Aturdido, Luo Changsheng simplemente no podía creer lo que veía.







Como hijo del Rey del Reino del Alero Santo y el cultivador más fuerte de los Cuatro Hijos Divinos de la Región Divina del Este, no poseía armas ordinarias. Su Espada del Rayo Santo y su Hacha de Batalla del Viento Divino, La lanza divisora ​​del cielo de Lu Lengchuan, la Espada de luz brumosa de Jun Xilei y la Espada Riachuelo de Jade de Shui Yangyue fueron armas profundas del grado más alto en el Reino del Espíritu Divino y más abajo. No solo contenían el poder divino, sino que no podían ser destruidas por otro poder del mismo nivel.

Sin embargo, fue un hecho que la Espada del Rayo Santo y el Hacha de Batalla del Viento Divino fueron dañados por la cuchilla carmesí. De hecho, estaba claro que se dañaban cada vez que se enfrentaban.


Naturalmente, su breve pérdida de atención significó que había perdido su mejor oportunidad de tomar represalias contra Yun Che. Cuando se recuperó, Yun Che ya se había estabilizado y estaba corriendo hacia Luo Changsheng una vez más. Aunque el haz de la espada carmesí no había reaparecido, la Espada del Azote Celestial ardía más que antes.


Luo Changsheng frunció el ceño y apretó los dientes. Estaba a punto de encontrarse con Yun Che de nuevo cuando la voz de Luo Guxie apareció de repente junto a sus oídos:


“Changsheng, la llama de Yun Che es extraordinariamente poderosa, pero su aura es muy inestable. Obviamente, no puede mantenerse durante mucho tiempo, por lo que todo lo que necesita hacer es evitar la confrontación directa y sobrevivir a él. No tienes que enfrentarlo directamente. Una vez que se quede sin poder, puedes pisotearlo como quieras. “







Luo Guxie estaba frunciendo el ceño profundamente y preocupada después de que ella había terminado.

Estrictamente hablando, lo que hizo Luo Guxie, al enviar una transmisión de sonido, estuvo peligrosamente cerca de violar las reglas de la Batalla del Dios  Conferido. La razón por la que hizo algo que nunca pensó que haría sería porque Luo Changsheng nunca se había visto tan terrible hasta hoy.


Luo Changsheng, “…”


¡¡Boom!!


Yun Che blandió su espada y causó una explosión de llamas, pero Luo Changsheng ya había escapado muy lejos del punto de impacto. Usando el Relámpago del Espejismo Extremo, Yun Che enfocado en Luo Changsheng, se acercó e intentó envolver al último en fuego una vez más.


Luo Changsheng gruñó y activó un par de barreras amarillas frente a él. Mientras las barreras se mantenían, escapó a la distancia una vez más.


Luo Changsheng era más rápido que Yun Che. Amplificado por el poder de la tormenta, se movió tan rápido que era imposible atraparlo con los ojos. Sus movimientos demostraron ser tan esquivos que era casi ilusorio, pero Yun Che siguió persiguiéndolo y atacándolo como si fuera una tormenta. Aún así, el cambio total de Luo Changsheng a la defensa le permitió evitar el centro del impacto en todo momento, mientras se protegía perfectamente de las ondas de choque.







Durante un tiempo, el viento silbó y el fuego explotó en el escenario de Dios Conferido. Luo Changsheng fue en realidad el que estaba siendo perseguido por Yun Che en este momento. Aunque su gran velocidad y defensa significaron que Yun Che no podía hacerle daño en absoluto, en serio no causó una buena impresión.

Yun Che pareció impacientarse después de no poder derribar a Luo Changsheng a pesar de muchos intentos. Se detuvo por un breve instante, y la llama carmesí a su alrededor de repente se volvió tan volátil como la llama del Cuervo Dorado. Luego, atacó a Luo Changsheng de nuevo con olas de fuego aún más feroces.


¡Boom! ¡Boom! ¡Boom! ¡Boom! Boom…


Cada vez que había una explosión, quedaba una bola más grande de llama carmesí. Además, no mostraron signos de desaparecer, incluso después de que algunas respiraciones de tiempo habían pasado. Muy pronto, los ataques aparentemente locos de Yun Che alimentaron a docenas de bolas de fuego carmesí en el escenario de Dios Conferido. Se veían tan hermosas como las estrellas rojizas en el espacio.


“¡Oh no!” Huo Rulie frunció el ceño, “Luo Changsheng puede parecer lamentable en este momento, pero obviamente está esperando el momento en que Yun Che se le acabe esa llama carmesí … Esa extraña llama de Yun Che es increíblemente inestable, y está claro que no es capaz de controlarla completamente. No hay manera de que pueda mantener esto por mucho tiempo, o lo habría usado desde el principio “.


“Si esta situación continúa, si esta llama extraña se apaga antes de que Luo Changsheng sea derrotado, Yun Che no tendrá ninguna posibilidad de victoria en absoluto”.







Huo Rulie esperó, pero no escuchó una respuesta de Yan Juehai por mucho tiempo. Cuando se volvió para mirar al maestro de la secta, de repente descubrió que Yan Juehai estaba mirando fijamente al frente mientras murmuraba poco claro: “Esto … esto podría ser … es …”

Huo Rulie, “???”


¡¡Boom!!


Apareció otra bola de fuego después de que se lanzó la Espada del Azote Celestial, pero de repente Yun Che dejó de atacar a Luo Changsheng. En cambio, se quedó quieto en el aire mientras un extraño brillo carmesí pasaba por sus ojos.


A su alrededor, treinta y seis bolas de fuego rojas se podían ver flotando en el aire. Desde que Yun Che había dejado de atacar, Luo Changsheng naturalmente también había dejado de huir. Sin embargo, no mostró signos de relajación porque una repentina y fuerte sensación de crisis se había apoderado de su corazón y su alma.


Al mismo tiempo, la voz urgente de Luo Guxie sonó, “Defiende ahora, Changsheng !!”


Bang bang bang bang bang bang bang bang bang …


En un instante, las bolas de fuego explotaron lentamente … no, florecieron ante los ojos completamente abiertos y se transformaron en treinta y seis lotos de fuego demoniacamente hermosos.



Como ya deben saber ya tenemos patreon por lo que pueden donar directamente alli.
Como un modo de que los que donan tengan algo de beneficio los caps se publicaran primero alli, y despues aca, con una donacion se tendra acceso a los caps adelantados primero por todo el mes obviamanete siempre y cuando al final del mes se llegue a la meta.

https://www.patreon.com/devilnovels



Ahora a por el atg 1225

Bookmark(0)
ATG Capítulo 1223 - Llama Carmesí (2)
ATG Capítulo 1225 - Loto Rojo Iluminador del Mundo