Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

AWE Capitulo 730

Capítulo 730: Los príncipes se mueven

Acababa de producirse toda una serie de acontecimientos dramáticos. Cuando la Señora de Polvo-Rojo se marchó, la multitud empezó a dispersarse y la gente siguió su camino, con diversos pensamientos rondándoles por la cabeza.

Ninguno de ellos podría olvidar lo ocurrido. Ya fuera el éxito con las Mejoras espirituales, la terrorífica apuesta que acabó alcanzando la suma de 800.000.000 de porciones de medicina del alma, la llegada de la Señora de Polvo-Rojo, o la visión de Bai Xiaochun haciendo su solemne y a la vez dominante monólogo, eran escenas que quedarían grabadas a fuego en la memoria de todos los presentes.

Todos sabían que, a partir de ese día, el nombre de Bai Hao… ¡pasaría a ser muy importante en toda Ciudad Archi-Emperador!

Al poco tiempo, todo el mundo hablaba de la noticia de lo que le había ocurrido al hijo qilin del clan del Duque Celestial Chen, Chen Xiong. Por supuesto, la noticia no tardó en llegar a todos los elegidos, que jadearon conmocionados.

“¡Este Bai Hao… es demasiado vicioso!”

“800.000.000 de porciones de medicina del alma… ¡eso es ridículo!”

“He oído que no fue sólo la medicina del alma. ¡También drenó la fuerza vital de Chen Xiong! Acabó convertido en piel y huesos….”. El Pequeño Dios Lobo, Li Tiansheng, Miao Lin’er y muchos de los demás elegidos se quedaron completamente sorprendidos. Aunque ninguno de ellos había estado completamente convencido de que Chen Xiong fuera capaz de deshacerse de Bai Hao, al menos habían albergado alguna esperanza. Después de todo, estaban en Ciudad Archi-Emperador, no en la Tetera del Nigromante.

Al oír las noticias sobre cómo se habían desarrollado los acontecimientos, temblaron de miedo. La mera idea del destino de Chen Xiong les hizo recordar la Tetera del Nigromante y la brutalidad que habían experimentado. Todo el grupo seguía temblando de miedo a causa de aquellos recuerdos persistentes.

Aquel rostro despiadado, aquellos ojos fríamente brutales, y la pesadilla de drenar su fuerza vital, eran cosas que el Pequeño Dios Lobo y los demás elegidos nunca podrían olvidar. De hecho, muchos de ellos incluso cortaron lazos con Chen Xiong. Era una decisión amarga con la que no estaban contentos, pero sabían que debían abandonar cualquier idea de intentar causarle problemas a Bai Hao.

“¡Maldita sea, perder contra él en la Tetera del Nigromante fue una cosa, pero cómo pudo ocurrir lo mismo en Ciudad Archi-Emperador!”.

“Todo es culpa de ese Chen Xiong. No tiene ninguna habilidad. Pero, ¿qué hacemos ahora? ¡Este Bai Hao es incomparablemente vicioso! Tenemos que elaborar un buen plan y evitar tomar decisiones precipitadas”.

Por supuesto, ahora que todo el mundo hablaba de Bai Hao, no tardaron en volver a difundirse historias sobre lo ocurrido en la Tetera del Nigromante, hasta que todo el mundo hablaba del asunto.

Muy pronto, también empezaron a extenderse las historias sobre el Clan Bai y Ciudad Fantasma Gigante. Al poco tiempo, todo el mundo en la ciudad había oído hablar de tales asuntos.

En cuanto a la Señora de Polvo-Rojo, al final decidió no exigir los 800.000.000 de porciones de medicina del alma y, en su lugar, pidió que el Duque Celestial Chen le debiera un favor.

Definitivamente, Bai Xiaochun no era un cultivador de almas corriente. Tenía unos antecedentes impresionantes y, por eso, los nobles y aristócratas elegidos no podían hacer nada fácilmente contra él. Sólo podían conspirar contra él dentro de los límites de la ley. Tal como habían mencionado antes en su discusión, tenían que tomarse su tiempo para idear un buen plan.

Tras el incidente, La Tienda de Mejora Espiritual Número Uno Bajo el Cielo se hizo muy famosa. En los días siguientes, los cultivadores de almas acudieron de toda Ciudad Archi-Emperador e hicieron cola para conseguir Mejoras espirituales y medicina del alma. Otros venían simplemente para echar un vistazo a Bai Hao, y ver si realmente era tan superhumano como todos decían que era.

El barrio 89 era un lugar más bullicioso que nunca. El negocio de las demás tiendas de la zona empezó a aumentar gracias a la tienda de Bai Xiaochun. Por lo que a Bai Xiaochun se refería, era un acontecimiento bienvenido, pero Bai Hao se sentía nervioso al respecto.

Preocupado, dijo: “Maestro, alardear demasiado no nos va a ayudar con nuestro plan maestro….”.

Carraspeando, Bai Xiaochun puso una expresión ansiosa en su rostro, suspiró y dijo: “Ai, el Maestro tampoco quería que las cosas salieran así. Sólo tienes que acostumbrarte. El caso es que, vaya donde vaya tu Maestro, siempre acaba encumbrándose y convirtiéndose en una figura que hace temblar el cielo y la tierra. Realmente soy demasiado sobresaliente. No hay nada que pueda hacer al respecto”.

Una extraña expresión apareció en el rostro de Bai Hao mientras miraba a su Maestro, inseguro de cómo responder. Finalmente, se limitó a sonreír irónicamente y a sacudir la cabeza. Consciente de que discutir el asunto era inútil, empezó a intentar idear su propio plan sobre cómo resolver cualquier situación peligrosa. Al cabo de un rato, se le ocurrió una idea y empezó a hacer planes.

Al poco tiempo, la gente empezó a hablar de los impresionantes antecedentes de este Bai Hao. Algunas personas hacían mucho hincapié en lo importante que era Bai Hao para el Rey Fantasma Gigante, y en lo buena que era su relación. Otras personas enfatizaban su base de cultivo y su destreza en la batalla. De este modo, la gente empezó a tener una visión más redonda de él.

Bai Xiaochun estaba muy contento de ser el centro de atención. A menudo salía de la tienda y paseaba con las manos entrelazadas a la espalda, disfrutando de toda la gente que le miraba. Sin embargo, tras unos días de tanto alarde, se aburrió y volvió a seguir trabajando en la llama de diecisiete colores.

Tras el incidente con Chen Xiong, nadie vino a buscar problemas. Todos sabían que Bai Hao era el tipo de persona con la que no se podía jugar. Cuando perdía los estribos, ni siquiera un clan de duques celestiales podía hacer nada al respecto, por no hablar de la gente más corriente.

Los rumores corrían como la pólvora. Sin embargo, para Bai Xiaochun, la vida era cada vez más tranquila. Se sumergió en la investigación de la llama de diecisiete colores, e incluso empezó a realizar algunos experimentos, aunque los abortaría inmediatamente si surgían problemas inesperados. Al fin y al cabo, si provocaba que lloviera fuego del cielo en esta zona, o que saliera humo negro por todas partes, su cómoda vida se convertiría definitivamente en cualquier cosa menos cómoda.

Gracias a ese juramento, no ocurrió nada especialmente dramático. Sin embargo, debido al tiempo que dedicaba a la llama de diecisiete colores, mejoró su comprensión y control de la llama de dieciséis colores.

También ayudó mucho que Bai Hao diera buenas ideas aquí y allá, y le ayudara con su propio augurio. Juntos, hicieron ligeros ajustes en la fórmula de la llama de dieciséis colores. A medida que pasaba el tiempo, Bai Xiaochun seguía luchando con la llama de diecisiete colores y, al mismo tiempo, mejoraba su tasa de éxito con la llama de dieciséis colores. En ese momento, tenía aproximadamente un treinta por ciento de éxito.

En realidad, cualquiera que se enterara de que había conseguido un porcentaje de éxito tan alto se sentiría completamente incrédulo. Prácticamente ninguna fórmula del mundo tenía tanto éxito, y todo gracias a la ayuda de Bai Hao.

“Maestro, esta técnica específica de augurio se diseñó para la llama de quince colores. Si quiero tener éxito con la llama de diecisiete colores, entonces realmente necesitamos mejorar primero la llama de dieciséis colores.” Bai Hao había estado trabajando muy duro últimamente. Incluso cuando tenía tiempo libre, se sentaba a pensar en la llama de diecisiete colores, e incluso en la futura fórmula de la llama de dieciocho colores.

Tenía unas cuantas ideas, una de ellas era utilizar múltiples llamas de diecisiete colores para deducir la fórmula de la llama de dieciocho colores. La otra consistía en extender una llama de diecisiete colores en un mar de fuego, añadirle otro color y volver a convertir el fuego en una lengua de fuego. Todas las reflexiones y discusiones sobre el asunto dejaron a Bai Hao muy agotado mentalmente.

Habría sido muy difícil para Bai Xiaochun lograr estas cosas por sí solo. Incluso si lo hubiera conseguido, le habría llevado una cantidad de tiempo inimaginable.

Mientras Bai Xiaochun y Bai Hao se centraban en su investigación sobre el conjuro de llamas, los rumores de la ciudad seguían haciendo estragos, y el Pequeño Dios Lobo y los demás elegidos seguían tomándose su tiempo para idear un plan. Sin embargo, mientras todo eso ocurría, hubo dos personas cuyas siniestras miradas se clavaron en la tienda de Bai Xiaochun en el Barrio 89.

“Pequeño Dios Lobo y los demás son unos completos imbéciles. ¿Cómo han podido meter la pata tratando con un insignificante Bai Hao?” En el Barrio 3 había una pagoda especialmente alta en la que se encontraba el heredero del Rey de las Nueve Serenidades, el príncipe Zhou Hong, mirando a lo lejos.

Normalmente pasaba su tiempo en Ciudad Nueve Serenidades, pero tras oír que Bai Hao había venido a Ciudad Archi-Emperador, se había apresurado a venir. Después de todo, simplemente no podía dejar descansar el asunto de la Tetera del Nigromante. Casi nada más llegar, se enteró del desgraciado destino de Chen Xiong.

Junto a Zhou Hong había un apuesto hombre de mediana edad vestido con ropas lujosas. Sus rasgos faciales se parecían mucho a los de Xu Shan. Al oír las palabras de Zhou Hong, soltó una risita y respondió: “Tienes toda la razón, Hermano Zhou. Este Bai Hao… confía completamente en el Rey Fantasma Gigante. Puede que tenga una gran destreza en la batalla, pero sólo es una persona, y no es el verdadero heredero del Rey Fantasma Gigante. Zhou Zimo también le odia. Creo que tratar con él… no debería suponer ningún problema”.

Volviéndose para mirar al hombre de mediana edad, Zhou Hong dijo: “Hermano Xu, he oído que a Xu Shan le gusta ese Bai Hao. ¿Es cierto?”

“Mi hermana pequeña es un poco ingenua. Dijo muchas cosas bonitas sobre ese Bai Hao después de volver, lo que enfrió bastante a padre. De todos modos, ella no entiende la vida. Como su hermano mayor, simplemente no puedo permitir que se mantenga este insulto a Ciudad Advenimiento Espiritual. Por eso acepté encantado tu invitación para venir aquí, hermano Zhou”. Este hombre de mediana edad era uno de los hijos del Rey Advenimiento Espiritual, Xu Peng.

“Hermano Zhou”, continuó, “¿por casualidad ya has ideado un plan sobre cómo tratar con él?”. La verdad era que Xu Peng no sentía ninguna enemistad hacia el tal Bai Hao. Sin embargo, en las Tierras Salvajes, la posición de rey no se transmitía exclusivamente a los hijos. También podía recaer en las hijas. Y el Rey Advenimiento Espiritual tenía muchos, muchos hijos. También era de dominio público en las Tierras Salvajes que todos los príncipes y princesas de Ciudad Advenimiento Espiritual eran los que más temían a Xu Shan.

Tras comprobar que Xu Shan tenía una buena impresión de Bai Hao, y después de haber recibido la invitación de Zhou Hong, Xu Peng decidió que era la oportunidad perfecta para mejorar su propia posición. Por supuesto, como nunca había conocido a ese Bai Hao, también estaba dispuesto a echarse atrás si el plan de Zhou Hong resultaba demasiado peligroso.

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio