AWE Capítulo 10: Hermano mayor, ¡no te vayas!

AWE Capítulo 10: Hermano mayor, ¡no vayas!

Bai Xiaochun miró a sus Hermanos Mayores, quienes lo miraban con ojos que brillaban como piedras espirituales. Los ojos de Gran Gordo Zhang parecían estar a punto de estallar en llamas. Bai Xiaochun se aclaró la garganta, sintiéndose más que un poco orgulloso de sí mismo.

“Hermano mayor, mira esto. Los
tres picos de las montañas de la Secta de la Corriente Espiritual tienen una prueba de fuego
todos los meses, dándonos la oportunidad de ser como el pez que saltó
sobre la puerta del dragón, ¿verdad? “Bai Xiaochun miró a todos, parecía
la imagen de
encanto e inocencia


Gran Gordo Zhang asintió en respuesta.


“Sin embargo, la secta solo quiere lo mejor de lo mejor. Por
lo tanto, no importa cuántas personas participen en la prueba de fuego, solo los tres mejores discípulos por pico de montaña son
seleccionados.
¿Estoy en lo cierto?” Se lamió los labios y sus ojos comenzaron a brillar. Gran Gordo Zhang escuchó pensativamente.


Una expresión reflexiva también se podía ver en la cara de Tercer Gordo Hei, aunque todos los demás parecían confundidos.







Gran Gordo Zhang miró a Bai Xiaochun, y sus ojos también comenzaron a brillar. “Quieres decir….”“Teniendo
en cuenta los niveles de sus bases de cultivo, Hermanos mayores y el
mío, sería fácil barrer las pruebas de fuego de las tres montañas …”
Bai Xiaochun miró a sus Hermanos mayores.
Todos ellos tenían bases de cultivo en el tercer nivel de Condensación de Qi; Gran Gordo Zhang y Tercer Gordo Hei estaban en el pico del tercer nivel. Si no fuera por el hecho de que no querían abandonar los Hornos, y mantuvieron sus bases de cultivo suprimidas, podrían haber pasado al
siguiente nivel hace mucho tiempo.


“Por
lo tanto,” continuó Bai Xiaochun, hablando muy rápido, “todo lo que
tenemos que hacer es llegar a la cima de las montañas lo más rápido
posible, y mantener los tres primeros puestos.
Entonces, podemos … ¡vendérselos a quien venga detrás de nosotros! “Se detuvo y miró a Gran Gordo Zhang y a los demás.


Gran Gordo Zhang estaba temblando.


“Tan bajo …”, dijo. Luego respiró hondo y se dio una palmada en el muslo. Un brillante destello sin precedentes apareció en sus ojos. El método descrito por Bai Xiaochun no era muy complicado en absoluto, y de hecho era bastante simple. Era simplemente una manera diferente de pensar que, después de haberse hablado en voz alta, era fácil de entender. Sin embargo, antes de ser explicado, en realidad era lo opuesto a lo que todos hubieran pensado que sería la idea.







Gran Gordo Zhang parecía estar en medio de la iluminación espiritual. Era como si se hubiera abierto una puerta, lo que lleva a un nuevo tipo de vida. No pudo evitar reír de buena gana.

Tercer Gordo Hei pateó un pie emocionado, con la cara sonrojada por la vergüenza o la emoción. “¡Esto no podría ser más bajo! ¡Jajaja!”

Mientras los otros gordos entendieron, comenzaron a emocionarse. Jadeando, no pudieron evitar mirar a Bai Xiaochun con más admiración que nunca.

“¡Gran idea! ¡Vamos a hacerlo!”

“¡Joder! Ese grupo de bastardos del Departamento de Supervisores nos ha perseguido a la pobreza durante años. Afortunadamente, el noveno hermano menor está aquí ahora. ¡Hagámoslo! “Luego, comenzaron a discutir con entusiasmo los detalles de cómo llevar a cabo dicho plan.

Después
de estar seguros de que no había pasado nada por alto, decidieron
probar su plan en las pruebas de fuego del próximo mes. Gran Gordo Zhang se dio una palmada en el muslo con deleite.






“Esta noche es la noche de la merienda!”

Emocionadas conversaciones llenaron los Hornos. El mes siguiente fue de gran entusiasmo. De hecho, solo para ir a lo seguro, todos se tomaron el tiempo para practicar la cultivación, lo cual era algo raro. Al final, todos esperaban con impaciencia que llegara el día de la prueba de fuego.

Finalmente, llegó.

El sol brillaba intensamente en el cielo de la mañana. Debajo de los tres picos de las montañas en la orilla sur de la Secta de la Corriente Espiritual, se desarrollaba una escena sin precedentes. Allí, a la entrada de cada uno de los senderos que conducían a las montañas, sorprendentemente, aparecieron tres woks negros.

Una mirada más cercana reveló que debajo de esos woks negros había gordos extraordinariamente formidables. La vista fue realmente impresionante.








Estos
eran los nueve miembros de los Hornos, y esta era, de hecho, la primera
vez que asistían a las pruebas de fuego celebradas para los sirvientes
en los tres picos de las montañas.
Tal como lo habían planeado, tres de ellos fueron a cada uno de los tres picos de las montañas.


Grandes
grupos de sirvientes corrían hacia los picos de las montañas desde
todas las direcciones, crujiendo los nudillos y pareciendo muy
emocionados.
Muchos de estos sirvientes habían intentado las pruebas de fuego en numerosas ocasiones, solo para fallar al final. Para otros, fue la primera vez que asistieron. Todos estaban emocionados y nerviosos, y esperaban poder ser como un
corcel divino galopante y hacer un ascenso meteórico para convertirse en
un discípulo de la Secta Exterior.
A medida que se acercaban a los diversos picos de las montañas, vieron a los gordos de los Hornos.“¿Los Hornos? ¿Qué hacen aquí?”


“He sido un servidor durante nueve años, y he participado en las pruebas de fuego treinta veces. Esta
es la primera vez que veo a alguien de los Hornos aquí … “Los otros
sirvientes se sorprendieron y comenzaron a correr la voz.
Pronto,
todo el mundo estaba hablando del hecho de que las tres montañas tenían
personas de los Hornos esperando allí las pruebas de fuego.









“¡Esto es grande! No puedo creer que la gente de Hornos vaya a competir por un lugar en la Secta Exterior. Que esta pasando…?”

Bai Xiaochun, Gran Gordo Zhang y Tercer Gordo Hei estaban todos esperando en la parte inferior del tercer pico. Cuando escucharon las exclamaciones de asombro de los otros sirvientes, no reaccionaron en absoluto. De hecho, sus rostros estaban tan tranquilos que casi parecía que
estaban fuera en viajes astrales y eran completamente ajenos a todas las
conversaciones a su alrededor.
Estaban completamente y totalmente enfocados en la línea de partida de la prueba de fuego. Para ellos, este no era el camino de una prueba de fuego; en cambio, era un camino reluciente y resplandeciente de piedras espirituales.


Bai Xiaochun parecía especialmente solemne, con los ojos volcados en sus pensamientos.


Pronto, se podía ver una figura flotando desde las tres montañas. La
persona que aterrizó delante de Bai Xiaochun y los demás era un hombre de
mediana edad que tenía el comportamiento de un ser trascendente.
Lo primero que notó cuando se posó junto a la línea de partida fue la montaña de carne que era Gran Gordo Zhang.









Luego miró a Bai Xiaochun y a Tercer Gordo Hei. Este hombre era el guardia de honor a cargo de la prueba de fuego, y actualmente, su corazón se llenó de asombro.

“¿Salió el sol del oeste hoy?”, Pensó. “Usualmente las personas de los Hornos preferirían morir antes que convertirse en discípulos de la Secta Exterior. ¿Que esta pasando?”

Después
de parpadear un par de veces para asegurarse de que no estaba viendo
las cosas, una expresión de aprobación apareció en la cara del hombre. Él sacudió su manga y comenzó a hablar, su voz hacía eco en todas las direcciones.

“¡Que
comience la prueba de fuego para su ascenso a la Secta Exterior …!”
Tan pronto como las palabras salieron de su boca, las campanas
comenzaron a afectar a toda la secta. Al mismo tiempo, las líneas de partida de las pruebas de fuego se iluminaron, lo que indica que el evento había comenzado.






Al instante, Gran Gordo Zhang se lanzó hacia adelante, una expresión de extrema concentración en su rostro. Levantó
un gran viento mientras corría hacia los escalones de piedra que
conducían a la montaña, moviéndose tan rápido que uno podría pensar que
estaba siendo perseguido por una bestia voraz.

Tercer Gordo Hei también se puso en movimiento detrás de Gran Gordo Zhang, con
un brillo brutal en los ojos que parecía indicar que cualquiera que
intentara alcanzarlo en el camino estaba amenazando su vida.

En
tercer lugar estaba Bai Xiaochun, que saltó al camino tan rápido como
un conejo, pensando en nada menos que la píldora potenciadora de
la longevidad que prolonga la edad.
En un abrir y cerrar de ojos, los tres corrían locamente por el camino.

Todo eso sucedió tan rápido que los otros sirvientes apenas tuvieron tiempo de reaccionar. Sus rostros cayeron de inmediato y, apretando los dientes, se movieron rápidamente al sendero y comenzaron a subir hacia la cima.

Escenas similares se desarrollaron en las otras dos montañas, y los gordos de los Hornos tomaron la delantera instantáneamente.






El
tercer pico de la montaña se conocía como Pico Nube Fragante, y
actualmente Bai Xiaochun y sus compañeros avanzaban a lo largo del sendero  de la prueba, muy por delante de todos los demás.
Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que sintieran que la
presión aumentaba sobre ellos, forzándolos a desacelerar su ritmo.


Bai Xiaochun miró a su alrededor y se dio cuenta de que siete u ocho personas se estaban acercando detrás de él. De repente, se llenó de una sensación de ansiedad; era como si estas personas estuvieran a punto de robar su píldora potenciadora de la longevidad que prolonga la edad.


“¡Quitarme
mi píldora potenciadora de la longevidad que prolonga la edad es lo
mismo que quitarme la vida!” De repente contuvo la respiración, haciendo
que su cara se volviera escarlata.
Luego envió energía espiritual fluyendo hacia su cuerpo, que se convirtió en una poderosa y creciente fuerza. De repente, se lanzó hacia adelante como un jabalí cuya cola se acaba de pisar. En un abrir y cerrar de ojos, su velocidad se duplicó con creces, y pasó a Tercer Gordo Hei e incluso al Gran Gordo Zhang.









Tercer Gordo Hei dejó escapar un rugido, y luego usó una técnica desconocida
para aumentar su velocidad de manera similar y de repente pasar a Gran Gordo Zhang y correr más cerca de Bai Xiaochun.
Al ver que acababan de pasar sus dos compañeros, Gran Gordo Zhang comenzó a ponerse ansioso.


Respiró profundamente y luego, de repente, sus rollos de grasa parecieron encogerse. Era casi como si estuviera quemando su grasa a cambio de una ráfaga de velocidad. Se escucharon ruidos mientras cerraba la distancia entre él y Tercer Gordo Hei. Pronto, los tres estaban acelerando rápidamente.Cuando los sirvientes detrás de ellos vieron lo que estaba sucediendo, sus mandíbulas cayeron en estado de shock. Las
caras de desesperación aparecieron y, sin embargo, no estaban
dispuestos a rendirse tan fácilmente y avanzaron con todas las fuerzas
que pudieron reunir.
Desafortunadamente, no había nada que pudieran hacer para ponerse al día con Bai Xiaochun y los demás. Sus temperamentos han llegado al límite, comenzaron a gritar maldiciones.


“¡Maldición! ¿Están usando afrodisíacos (estimulantes) o algo así? ¿Cómo pueden ser tan rápidos?”







Pronto,
había pasado el tiempo suficiente para quemar un palo de incienso, y Bai
Xiaochun ya había llegado a la cima de la montaña. De
hecho, incluso podía ver a dos discípulos de la Secta Exterior que
estaban justo al otro lado de la línea de meta, esperando allí para
recibir a los sirvientes.

Tan pronto como los dos
discípulos de la Secta Exterior divisaron a Bai Xiaochun, sonrieron
levemente, y uno de ellos dijo: “Felicitaciones, Hermano me-“

Sin embargo, antes de que pudiera terminar de hablar, sus ojos se abrieron con sorpresa.

Bai Xiaochun corrió unos pocos pasos más, pero luego se detuvo bruscamente a un solo paso frente a la línea de meta.

Se quedó allí mirando a los discípulos de la Secta Exterior, y ellos lo miraron. Luego, les dio una sonrisa encantadora, y giró para mirar en la otra dirección.

“¡Deténganse!”, Rugió, levantando las manos en el aire. Instantáneamente, Tercer Gordo Hei y Gran Gordo Zhang se detuvieron junto a él. Los tres se quedaron mirándose el uno al otro, respirando pesadamente. Entonces, estallaron en carcajadas.






Los dos
discípulos de la Secta Exterior intercambiaron miradas de consternación,
inseguros de lo que estaba sucediendo exactamente. El hecho de que estos tres repentinamente dejaron de correr en este punto parecía indicar que estaban locos.

“Hermanos menores”, dijo cautelosamente uno de los discípulos de la Secta
Exterior, “los tres de ustedes son los primeros en llegar a la línea de
meta. Solo pasen , y serán ascendidos a la Secta Exterior “.

“¿Discípulos de la Secta Exterior?”, Dijo Gran Gordo Zhang, agitando su mano desdeñosamente. “¿Quién
quiere convertirse en discípulo de la Secta Exterior?” Continuó parado
junto a Tercer Gordo Hei, dos montañas de carne que bloquearon por
completo la meta (puerta de salida en inglés pero preferi cambiarlo a meta).

Bai Xiaochun se sentó frente a ellos, con la mandíbula inclinada mientras esperaba, altanero y orgulloso.

Los dos discípulos de la Secta Exterior no parecían complacidos. “¿Huh? Si no quieren ser discípulos de la Secta Exterior, entonces, ¿qué están haciendo aquí? ¿Están locos o algo por el estilo?”






Gran Gordo Zhang, Tercer Gordo Hei y Bai Xiaochun fingieron no haber escuchado, y mantuvieron su mirada enfocada en la montaña.

Pronto, había pasado el tiempo suficiente para quemar un palo de incienso. Finalmente, un sirviente de rostro largo luchó por el sendero, jadeando y resollando. Cuando vio a Bai Xiaochun y los demás, inmediatamente suspiró. Sin embargo, sus ojos ardían con una luz inflexible. Esta fue la novena vez que participó en la prueba de fuego, y esta fue la primera vez que estuvo cerca de ganar. Pero luego, llegó la gente de los Hornos.

Pareciendo
furioso, estaba a punto de darse la vuelta para irse cuando Bai
Xiaochun se puso de pie y gritó: “Hermano Mayor, ¡no te vayas! Ven ven. ¿Sabes que? No puedo soportar dejar los Hornos. De repente, no quiero ser un discípulo de la Secta Exterior después de todo. Tal vez debería dejar mi lugar … “

El sirviente de rostro largo se quedó en estado de shock por un momento, y luego sus ojos comenzaron a brillar.

AWE Capítulo 9: Píldora potenciadora de la longevidad que prolonga la edad
AWE Capítulo 11: Hou Xiaomei